El nuevo servicio de importaciones denominado “puerta a puerta”, preocupa a productores, comerciantes y componentes de la cadena logística del comercio exterior.
“El nuevo régimen va a tener ciertos beneficios que nosotros como despachantes y importadores normales no vamos poseer.

Hay infinidad de requisitos de importación que el servicio puerta a puerta a través de los couriers no va a tener que cumplir, como las aprobaciones del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Instituto Nacional de Alimentos (Inal), o la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat).

Por ejemplo, se le abre la puerta al ingreso de muchos artículos para la ingesta humana, que no le van a hacer bien a la sociedad. También nos preocupa el ingreso de juguetes, cuya fabricación es hoy muy bien controlada por la Argentina. Cualquier niño que pueda llevarse un juguete que contenga plomo a la boca sufrirá las nocivas consecuencias que ello implica. Esto mismo corre para informática o seguridad eléctrica. Podríamos transformarnos otra vez en el basurero del mundo.”, dijo a Transport & Cargo Gustavo López, presidente del Centro de Despachantes de Aduana de la República Argentina (CDA).

A juicio del directivo, “todas las barreras paraarancelarias están para la protección del ciudadano, en este caso no va a haber este tipo de controles y me parece que estamos dando un paso atrás, incluso en temas de seguridad nacional. Está comprobado en lugares donde ha habido atentados terroristas que muchas veces las armas ingresaron por esta vía. También es preocupante el narcotráfico sobretodo drogas sintéticas, porque esta es una vía de ingreso y egreso, como lo ha dicho Pérez Corradi. Son alertas que debemos evaluar y tener noción de lo que puede ser bueno y malo”.

Desigualdad

Para el titular del CDA, “el comercio minorista estará en desigualdad de condiciones respecto a lo que se vende en Internet a nivel mundial con costos sensiblemente menores a un local, y la cadena de la industria lo mismo. Con esta medida, estamos dispuestos a solicitar que nos dejen importar la misma cantidad de cosas para los importadores inscriptos ante la Afip sin los actuales requisitos”, resaltó Gustavo López.
Según el vocero de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), Vicente Lourenzo, se va a “regalar el mercado argentino porque resulta imposible competir con China, donde existe un subsidio que les permite vender productos al mismo precio de su valor original”.

El servicio puerta a puerta, podrá ser utilizado sólo cinco veces por año calendario y por persona, en envíos de hasta 50 kilogramos valuados en un importe inferior o igual a u$s 1.000, siempre que se conformen por hasta tres unidades de la misma especie y no se presuma una finalidad comercial, según informaron desde el Ministerio de Producción y la Afip.

Otra queja vino de la Cámara Industrial de las Manufacturas del Cuero y Afines (Cima). Su presidente, Ariel Aguilar, sostuvo que se trata de “un golpe más a las industrias y comercios pymes. Esta es una medida que afecta a las industrias locales de mano de obra intensiva como marroquinería, textil y calzado ya que por hasta u$s 200 llegará mercadería de manera directa y pagando muy pocos impuestos. Esto constituye una competencia desleal”.

Una cartera que llega a la Argentina a través de un importador, luego de pagar todos los impuestos correspondientes, puede tener un precio en un local comercial del orden de los $1.100. Mientras que la misma cartera que llega a través del sistema puerta a puerta puede valer entre $ 600 y $ 700.

“Bajo este sistema compiten una industria o un comercio que dan trabajo y pagan impuestos con un producto que llega sin impuestos y con costos de fabricación que ejercen dumping social”, destacó Aguilar.

FUENTE

PCS Argentina located at 511/67 Huynh Van Banh , Ho Chi Minh, VN . Reviewed by 88 customers rated: 4 / 5